LABORATORIOS DEL CENTA UN APOYO AL ENFOQUE DE CIENCIAS NATURALES PARA ESTUDIANTES

 

Un grupo de 48 estudiantes, de primer y segundo año de bachillerato general del Colegio Don Bosco, fue atendido por el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), abriéndole las puertas de los laboratorios con los que cuenta la institución y de los que pudieran obtener apoyo para la materia de ciencias naturales.

El colegio Don Bosco, al igual que muchas instituciones educativas, realizan salidas pedagógicas para fortalecer los conocimientos de sus estudiantes, e irles dando a estos jóvenes que están próximos a realizar sus estudios universitarios opciones que les motiven o apoye el enfoque de las ciencias naturales.

De acuerdo a Cindy Cecilia Pinto, maestra de Ciencias Químicas y Físicas, los jóvenes aplicarán lo visto en los laboratorios en los proyectos que se presentan en “Crea J”, que es el espacio donde año con año ponen su esfuerzo y dedicación para presentar trabajos vinculados a la ciencia, a la tecnología e innovación, electromecánica, informática, entre otras áreas.

Además, explicó que “algunos estudiantes tienen proyectos basados en bacterias, nosotros tomamos a bien visitar el CENTA aprovechando la oportunidad que tienen puertas abiertas para los colegiados, porque en este caso, sus proyectos son enfocados a las ciencias naturales, física, química y biología, por ello creemos que la visita técnica a esta institución les servirá de mucho”, externó la docente.

El grupo conoció de manera teórica sobre los Laboratorios de Biotecnología y Microbiología, ya que por asepsia no se puede ingresar a ellos; posteriormente visitaron el Laboratorio de Parasitología Vegetal, donde conocieron las tres grandes áreas de entomología, fitopatología y el museo entomológico con la colección de insectos que posee.

Asimismo, conocieron el interior de los Laboratorios de Química Agrícola y los análisis que ofrecen a los usuarios de la institución y público en general, además de mostrarle los equipos avanzados con los que cuentan como microscopios, balanza analítica, entre otros. Finalmente, en el de Suelos aprendieron sobre los tipos de suelos y los equipos utilizados para los servicios que ofrecen hasta llegar al Laboratorio de Tecnología de Alimentos, donde observaron una parte de la variedad de productos que se procesan y hasta degustaron de algunos.

Brayan Zerón, estudiante de segundo año general, expresó sentirse fascinado de observar el trabajo de los diferentes Laboratorios de la institución, “me encantó la colección de insectos que tienen en parasitología vegetal y ahora sé que debemos prepararnos bastante para poder trabajar en un área como ésta; la explicación de las plagas y enfermedades, o las bacterias y virus de las plantas es interesante, y todo esto nos puede servir para nosotros determinar si nos gusta estos temas o poder aplicarlo a la hora de cultivar”.

Vía: CENTA